Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts etiquetados ‘Antiguas civilizaciones mediterráneas’


El Mar Mediterráneo, ese inmenso lago que muchos pueblos han considerado suyo a lo largo de la Historia, ha recibido cientos de nombres, precisamente por esa pertenencia múltiple. Muchos de ellos no han llegado hasta nosotros, pero algunos sí que todavía se pueden leer en las piedras, en los papiros, en los manuscritos, en los impresos y en otras manifestaciones patrimoniales que forman nuestro pasado común.

El Mar Mediterráneo en la actualidad

El Mar Mediterráneo en la actualidad

Ayudados por las imágenes que tenemos de este mar cerrado, vamos a repasar algunas de las denominaciones, siguiendo el orden cronológico.

- El Mar Mediterráneo fue el “Gran Verde” de los egipcios, también llamado “gran mar” o “gran circuito“.

escritura egipcia

Un ejemplo de la escritura jeroglífica egipcia, con la que el ser humano empezó a grabar datos, ideas y pensamientos

- Era también el “Gran Mar” (Yam Gadol) de los judíos, los herederos del pueblo que definió las rutas del comercio marítimo: los enigmáticos y sabios fenicios.

- Fue el “Mar Blanco” (Akdeniz) o “Mar Occidental” de los antiguos turcos (blanco hace alusión a su localización al oeste, no al color)

Biblioteca de Éfeso

Biblioteca de Celso, en Éfeso (Turquía), uno de los grandes centros del saber antiguo

- El culto y refinado pueblo griego de la Antigüedad Clásica lo llamaba “Mesogeios Thalassa”(Μεσόγειος Θάλασσα), Mar entre tierras.

El delfín de Thira

El delfín de Thira (Santorini), una muestra más de la indudable inclinación marítima de las primeras civilizaciones del Egeo

Entre los sabios inmortales algunos se atrevieron a dibujar su contorno, como Homero, Hecateo, Anaximandro o Eratóstenes. Aunque no nos han llegado los mapas originales, sí que se han hecho aproximaciones a lo que en aquella época se podían considerar sus límites.

img_04L

Aproximación a las versiones cartográficas de Homero y Hecateo (Fuente)

anaximandro map

Un dibujo de lo que pudo ser el mapa de Anaximandro

Mappa_di_Eratostene, reproducción del S. XIX

Mapa de Eratóstenes (reproducción del S. XIX)

- El Mare Nostrum de los romanos fue también “Mar Medi Terraneum”, cuyo significado, heredado del griego, es “mar en medio de las tierras”; que ocasionalmente se llamó “Mare Internum“.

orbis terratrum de Agripa

Orbis terratum de Agripa

- En la Biblia se le denomina el “Gran Mar”, o simplemente “el Mar”. Hay veces que es llamado el “Mar Occidental”, por su ubicación en la costa oeste de la Tierra Santa. También fue el “Mar de los filisteos“, a partir de la ocupación de aquéllos.

Una ilustración que representa el arca de Noe. British Library.

Una ilustración que representa el arca de Noe. British Library

- En la literatura árabe antigua suele aparecer como el Mar romano o el Mar bizantino. Hoy los árabes lo llaman al-Baḥr al-Mutawāsiṭ (البحر المتواسط “mar intermedio”) o “Blanco mar intermedio”.

-Al-Idrisi'

El mapa de Al-Idrisi, el célebre cartógrafo hispanomusulman, en el que Europa aparece al sur y África al norte

- Fue también el Mittelmeer de los pueblos germánicos.

Medt aleman Blaeu 1618

Una carta del Mediterráneo levantada por el  cartógrafo alemán Blaeu en 1618

A ellos se añaden los más modernos de mar rodeado, mar amigo o mar fiel.

En el Atlante veneto de Coronelli, publicado en 1691, la parte oriental del Mediterráneo seguía denominándose Mare interno

En el Atlante veneto de Coronelli, publicado en 1691, la parte oriental del Mediterráneo seguía denominándose Mare internum

Muchos nombres para una misma realidad que se formó hace milenios ocupando parte del antiguo Océano de Tetis, y que hoy podemos compartir desde sus múltiples y variadas orillas. Por todo ello creemos que el Mediterráneo, el mar común, debería ser considerado Patrimonio de la Humanidad.

Más información

ABULAFIA, D. El Gran Mar. Barcelona: ed. Crítica, 2013.

Read Full Post »


Los magníficos y únicos manuscritos medievales europeos siguen proporcionando sorpresas, y en este caso descubrir cómo se representaba el mar y su contexto nos permite sumergirnos en este mundo onírico e ingenuo, poblado de monstruos marinos.

Las embarcaciones y los animales marinos gigantescos suelen aparecer navegando a la par, o incluso mezclados, como en este manuscrito inglés del s. X, en el que podemos apreciar un barco cuyo mascarón de popa representa un impresionante dragón.

Viking Dragon Ship Source Manuscript, Northumbia, England, 900s CE.jpg

Barco con forma de dragón. Manuscrito del siglo X. Northumbria (Gran Bretaña)

Los monstruos marinos, como se puede apreciar en las siguientes imágenes, suelen aparecer con forma de peces enormes, muchas veces “confundidos” con islas, como en este bestiario inglés de comienzos del siglo XIII, o en los dos siguientes, que son posteriores (s. XV).

Sea Monsters (C van Duzer) 009 A ship landing on a whale mistaken for an island in an early thirteeth century bestiary. London, British Library, Harley MS 4751, f. 69r, c. 1230-40.jpg

Monstruo marino (C van Duzer). British Library, Harley MS 4751, f. 69r.

bestiary-thc3a9rouanne-ca-1277-los-angeles-the-j-paul-getty-museum-ms-ludwig-xv-4-fol-94v.jpg

Bestiario (c. 1277), Fundación Paul Getty (Los Ángeles), ms. Ludwig xv 4 fol-94v

Getty, MS. Ludwig XV 3, fol. 89v

Dos pescadores sobre un monstruo conocido como Aspidochelone. Fundación Getty, MS. Ludwig XV 3, fol. 89v

También encontramos seres con cabeza humana y cuerpo de pez, o criaturas marinas con las extremidades inferiores terrestres.

thomas-of-cantimprc3a9-liber-de-natura-rerum-france-ca-1290-valenciennes-bibliothc3a8que-municipale-ms-320-fol-117r.

Liber de natura rerum, de Thomas de Cantimpré (S. XIII). Biblioteca Municipal de Valenciennes. Ms. 320, fol. 117r.

bible-england-13th-century-alenc3a7on-bibliothc3a8que-municipale-ms-56-fol-250r.jpg

Biblia inglesa del siglo XIII. Alençon, Bibliothèque municipale, ms. 56, fol. 250r.

Haciendo uso de la imaginación, los artistas medievales otorgaban poder para navegar a algunos animales como las ratas, adentrándonos involuntariamente en el mundo de los cuentos infantiles.

pontifical-of-guillaume-durand-avignon-before-1390-paris-bibliothc3a8que-sainte-genevic3a8ve-ms-143-fol-77v.jpg

Pontificias de Guillaume Durand, Avignon, antes 1390. París, Bibliothèque Sainte-Geneviève, ms. 143, fol. 77v

O incluso se aventuraban a predecir el futuro dibujando cápsulas para introducirse en el agua, adelantando la imagen que siglos después tendrían los primeros sumergibles.

 detail-of-a-miniature-of-alexander-exploring-the-ocean-in-a glass barrel, accompanied by a cat and a cock; in this version of the story, his unfaithful wife tries to murder him by cutting the cord connecting him with the ship, and it is by killing the cat (not a dog) that he is able to rise to the surface; from Le livre et le vraye hystoire du bon roy Alixandre, France (Paris), c. 1420, Royal MS 20 B. xx, f. 77v. - See more at: http://britishlibrary.typepad.co.uk/digitisedmanuscripts/2013/01/#sthash.4XxSHTET.dpuf


Detalle de una miniatura del Libro de Alexandre, Francia (París), c. 1420, Royal MS 20 B. xx, f. 77v. Fuente

En definitiva, al indudable valor artístico y estético de estas obras se une otro más intangible, porque se convierten en la representación de la mentalidad de la sociedad medieval, reflejando sus temores y su forma de entender el universo marino, habitado por monstruos con forma de grandes peces. Pero es que a veces se adelantan siglos, y dibujan artefactos venideros, e incluso nos sugieren e ilustran temas para cuentos infantiles. Una maravilla de imágenes a las que les dedicaremos más espacio en entradas posteriores.

Más información

Culture. The Medieval Bestiary.

ELLIS, R. Monsters Of The Sea: The History, Natural History, and Mythology of the Oceans’ Most Fantastic Creatures. Knopf, 1994.

Read Full Post »


Autor: Israel González Mercader, alumno del Máster en Historia y Patrimonio Naval

Síntesis. Una de las primeras rutas que se cartografiaron son las que rodean al Mare Nostrum. En esta representación se puede apreciar que el Mediterráneo no aparece como una barrera insalvable, sino que se ha integrado en las rutas terrestres. También destaca la forma abstracta de dibujar el territorio, que responde a la idea de representar las trayectos diarios que se recorrían en la Antigüedad.

La tabula de Peutinger

La “Tabla de Peutinger”, o Tabula Peutingeriana como es más conocida, es un itinerario ilustrado de las principales vías del Imperio romano. Lo más probable es que se realizara entre el 350 y el 359 d.C., pero hay cierta controversia al respecto. Abarca casi toda Europa, el norte de África y una parte importante de Asia.

La tabula peutingeriana completa

La tabula peutingeriana completa

Su nombre actual proviene de quién la publicó por primera vez en 1591, Konrad Peutinger, tras ser descubierta por el bibliotecario Conrad Celtes, probablemente en la magnífica Biblioteca Imperial de Maximiliano, y éste se la entregó a Peutinger, un comerciante. Sin embargo la copia más antigua que tenemos es del siglo XVIII, conservada en un pergamino de 12 hojas, de la que se perdió la primera, que era precisamente la que representaba Hispania. Mide más o menos 6 metros de largo y unos 34 centímetros de ancho. Actualmente se encuentra en la magnífica Biblioteca Nacional de Austria, depositada, no expuesta, por su alto grado de deterioro y su fragilidad.

Los segmentos en los que se divide la tabula para poder apreciar los detalles

Los segmentos en los que se divide la tabula para poder apreciar los detalles

La Tabula es itinerarium pictium, un género de carta que nació durante las campañas militares romanas ya en época republicana, y que generalmente se puede presentar en forma textual (scripta), lo que genera una especie de versión de los periplos pero en tierra (como es el caso del papiro de Andrómaco), o en forma gráfica (picta), como es el que nos ocupa. La Tabula tiene un largo recorrido histórico, o dicho de otra manera, es el fruto de modificaciones históricas superpuestas que se pueden atisbar en ella. Vemos todas las adaptaciones de un documento vivo, al que se le van sumando elementos, un documento que va desde la época Augustea, con su organización del cursus publicus (servicio de correos imperiales), su reorganización durante la dinastía de los Severos, las necesidades del mundo tardorromano del siglo IV, y las nuevas sinergias creadas con la estabilización política de la Europa del siglo VIII al XIII.

En cierta medida podemos ver aquí la continuidad entre el mundo de la Antigüedad Tardía y el Medievo, pues si bien las grandes vías y conexiones se perdieron en parte, si que quedó su memoria, y las rutas más cortas siguieron vivas, lo que dejaba el camino preparado para que todas ellas renacieran en los siguientes siglos, ya fuese para guerrear, comerciar o peregrinar. Además, su presentación en 12 secciones cosidas, para ser enrolladas y desplegadas, denota que no era algo para ser expuesto, sino un elemento para ser utilizado durante los viajes; es decir, el soporte delata su utilidad.

Mesopotamia

Una parte de Mesopotamia en la que se puede encontrar la milenaria ciudad de Babilonia

La representación del territorio

La Tabula da una información preciosa sobre la concepción abstracta del mundo que les rodeaba y su traslado a una representación gráfica, pero no debemos entender esto como un desconocimiento de las dimensiones reales del Mundo Romano, sino más bien como una intencionalidad clara y concreta, para un uso específico del documento. Si nos detenemos a observarlo, y entendemos por y para qué se realizó esta obra, nos damos cuenta que su misión no era la de ser un representación geográfica exacta, ni siquiera aproximada. Su misión era reflejar un recorrido, casi visto a pie de calzada, señalando la ciudad que seguía a la siguiente durante/en el trayecto por una de estas calzadas, de ahí su extraña morfología.

Segmento VI, que es la parte correspondiente al sur de Italia. En ella se puede apreciar la forma de representar la península itálica

Segmento VI, que es la parte correspondiente al sur de Italia. En ella se puede apreciar la forma de representar la península itálica (izquierda). También recoge las actuales Romania, Serbia, Montenegro, Macedonia, Bulgaria, Grecia, Libya, Mali y Niger

En principio no se puede afirmar que se trate de un documento militar, sino más bien civil, que pudiese servir a viajeros de distinto tipo, ya fuesen peregrinos, comerciantes, correos, o incluso la corte del emperador desplazándose de un centro a otro para ejercer y dejar sentir el poder imperial, solucionar problemas, o combatir rebeliones y conatos de invasión, estas últimas cuestiones relativamente frecuentes a mediados del siglo IV.

La ciudad de Constantinopla

La ciudad de Constantinopla

El mapa señala claramente los baños termales que se podían encontrar en los trayectos más importantes, muy necesarios por otra parte en la cotidianeidad romana, así como las tabernae, señalando algunas incluso con su nombre propio como es el caso de “La Hostería del Higo” o la “Taberna de Hércules”.

Las tres grandes ciudades

Otros detalles son el uso de colores para señalar distintos tipos de terreno, accidentes geográficos, las propias calzadas y el nombre de las ciudades. En esta cuestión se enmarcan las tres ciudades más destacadas en el mapa, todas ellas representadas por formas humanas, representando al emperador, vestido con la púrpura en Roma y Constantinopla, y sin ella en Antioquía. Ello denotan las distintas concepciones del poder imperial que iban implícitas en distintas zonas del Imperio, sin ser estas concepciones motivo de merma o distinción del poder unívoco del emperador, ya que en todas ellas se representa la lanza como símbolo de poder.

Roma, la ciudad imperial representada

Roma, la ciudad imperial representada

Todas estas ciudades, o dan al mar como es el caso de Constantinopla, o tienen una comunicación rápida e inmediata con él, como es el caso de Roma o Antioquía, y en ellas, desembocan varias rutas terrestres pero también marítimas, los casos de Roma y Constantinopla son bastante paradigmáticos, puede resultar más extraño o desconocido el de Antioquía, pero no podemos olvidar que era la puerta de entrada a Siria, Mesopotamia, la franja Sirio-Palestina y Egipto, así como uno de los 5 Patriarcados de la Iglesia de la época.

La ciudad Antioquía y la franja de Palestina

La ciudad Antioquía

El Mare Nostrum

Podemos apreciar lo estrechos que parecen el Mediterráneo (vid arriba el segmento VI) y sus mares menores como el Adriático o el Mar Negro, que en la representación apenas si es una línea más que separa Europa de África. Es más, se puede incluso afirmar que el Mediterráneo es una calzada más, y en cierta medida así fue en este tiempo. Pues desde que Pompeyo limpió el Mare Nostrum de piratas en el siglo I d.C., éstos no volvieron a ser un problema grave hasta la caída definitiva del Imperio romano en Occidente en el siglo V.

La representación de las vías marítimas

La representación de las vías marítimas aparece señalada en color azul

A pesar de los problemas políticos internos que el Imperio sufre en el siglo III y el proceso de reafirmación del poder imperial que se estaba llevando a cabo en la etapa de la que data la Tabula, el Mediterráneo siguió siendo un mar pacífico, en el que sólo el medio ambiente representaba un problema. De ahí que se pueda afirmar que en esta etapa, y estando las rutas comerciales perfectamente conocidas y establecidas, el Mediterráneo sea una calzada más. Incluso se sabe que era la mejor opción y la más utilizada para el gran transporte interprovincial, pues era más barato y seguro transportar materias por mar que por las calzadas.

Territorio de las actuales Afganistán y Pakistán

Territorio de las actuales Afganistán y Pakistán

Además, el progresivo avance y dominio del Imperio hicieron que Roma fuera el centro del mundo, pero que poco a poco las rutas se diversificaran y que no todas fuesen a Roma, sino que se creara una red de vías marítimas por todo el Mediterráneo para unir zonas más secundarias del Imperio sin pasar por Roma. Esto no hace más que acentuarse desde el establecimiento de Constantinopla, y el desplazamiento del poder imperial fuera de Roma durante este siglo IV.

Cómo consultar la tabula

Este itinerario, que aparece dividido en segmentos, se puede consultar en línea en Euroatlas, y también pueden buscarse en él algunas de las antiguas ciudades romanas en el índice alfabético de topónimos.

Los segmentos también se pueden subdividir en otros mas pequeños para poder apreciar los detalles “pinchando” con el ratón en las distintas zonas.

Del segmento anterior se extrae otra división, que contiene parte de Albania, y Corfú

Del segmento VI se extrae otra división, que contiene parte de Albania, Calabria y Corfú

Una vez alcanzado el nivel máximo de detalle, “pinchando” de nuevo sobre la superficie, ésta se cambiará a tonos blancos y negros, y aparecerán señaladas las ciudades mas importantes del recorrido.

Su correspondiente en bn, señalando las ciudades.

Su correspondiente en blanco y negro, señalando las ciudades.

Más información

Euroatlas

Peutinger Map

Read Full Post »


Esta es la segunda de las dos entradas dedicadas a la sonda. Puede acceder a la primera desde aquí.

Autor Pedro Fondevila Silva, Capitán de Navío de la Armada española y alumno del Máster en Historia y Patrimonio Naval

La sonda está compuesta por dos elementos básicos: el escandallo y la sondaleza. Dependiendo de la profundidad que se vaya a medir, estos componentes son de mayor o menor tamaño.

Presentación1

OTRAS FUNCIONES DE LA SONDA

Aparte de la que es más conocida, medir la profundidad del mar, tiene varios usos más.

- Observar la calidad del fondo marino

Otra utilidad del escandallo es la de poder tomar muestras del fondo. Para ello llevaba una cavidad en su base que se rellenaba de sebo, del cual llevaban abundante provisión las embarcaciones.

Examinando las muestras del fondo se podía determinar si el lugar era bueno como fondeadero. También se utilizaba para identificar el paraje donde se hallaban, y ya los antiguos derroteros contenían datos sobre la calidad del fondo, que permitían reconocer el lugar donde se hallaban fondeados. Asimismo, los pescadores lo empleaban para localizar las zonas de pesca.

Escandallo romano procedente del pecio Ouest Giraglia. Campaña de 2011. http://epave-ouest-giraglia2.blogspot.com.es/

Catapirates o escandallo romano procedente del pecio Ouest Giraglia. Campaña de 2011. Fuente

Esta pieza romana, con incrustaciones marinas sin limpiar, es un clásico escandallo de “campana”. La base muestra los radios de plomo que servían para sujetar el sebo.

- Comprobar si la embarcación garreaba

La sonda se usaba, además, como referencia para comprobar si la embarcación fondeada se iba para atrás por la acción del viento y/o de la corriente (garrear). Podía ocurrir por tres motivos: a) por no haber hecho presa en el fondo el ancla, b) por desprenderse de él por no tener el ancla peso suficiente, o c) por ser blando el fondo y arrollarlo aquélla.

Forma de lanzar el ancla para evitar que la embarcación garree

Forma de lanzar el ancla para evitar que la embarcación garree

Este procedimiento era especialmente importante en las épocas en las cuales no se conocía la aguja de marear, y, por tanto no se podían tomar marcaciones a puntos notables de la costa para determinar el garreo de la nave. El método consistía en fondear el escandallo por la proa y amarrar la sondaleza en la cubierta, dejándole en banda unas pocas brazas. Si, posteriormente, la sondaleza trabajaba en dirección de la proa, era signo evidente de que la embarcación garreaba.

- Comprobar la velocidad de la nave

Otra utilidad de la sonda era emplearla para calcular la velocidad de la nave, dejando caer el escandallo en parajes de poco fondo y aplacerados, y midiendo la longitud de la sondaleza que salía en un tiempo determinado. Este sistema debió aparecer alrededor del siglo XVII, cuando, con la invención del reloj de péndulo, se lograron divisiones del tiempo más precisas.

Diferentes tipos de escandallos. Fuente

Diferentes tipos de escandallos. Fuente

En la figura superior se puede observar cómo son los escandallos actuales de poca profundidad, que se suelen emplear en embarcaciones deportivas o de pesca. El de la derecha tiene una sondaleza con marcas de color para indicar la profundidad en metros.

ALGUNOS ESCADALLOS

    El más antiguo

El escandallo de Gela (Sicilia) es el más antiguo conocido hasta hoy. Su forma está pensada especialmente para conseguir muestras del fondo.

Escandallo más antiguo encontrado hasta hoy en día. Fuente: Pellegrino

Escandallo más antiguo encontrado hasta hoy en día. Fuente: Pellegrino

    Escandallo romano de plomo

Esta pieza es un escandallo romano que procede del yacimiento de Escombreras I (Cartagena, España), datado en la mitad del siglo II a. C. El barco, que llevaba un cargamento de ánforas de vino de la Campania y otro de cerámica Campaniense, era de mediano tamaño para su época. El escandallo encontrado no formaba parte de la carga, sino que era un pertrecho de la embarcación. Se encuentra depositado en el ARQUA.

El material es de plomo y su forma, como puede verse en la imagen es semiesférica, con una argolla en la parte superior para afirmar la sondaleza. Sus dimensiones son: 173 mm. de altura y 160 mm. de diámetro de la base. El contexto cultural es romano republicano y el lugar de producción de la pieza el Mediterráneo occidental.

Escandallo de plomo. ARQUA. Inventario  ESC- I/18.91/2/10357

Escandallo de plomo. ARQUA. Inventario ESC- I/18.91/2/10357

    Otro romano, clásico, en forma de “campana”

Fig. 6 I. Catapirates o escandallo de plomo. Menfi  s.I/II a.C. (14)

Fig. 6 I. Catapirates o escandallo de plomo. Menfi s.I/II a.C. Fuente: Pellegrino

    Escandallo de mano actual

La sondaleza presenta marcas de color para indicar la profundidad en metros.

Escandallo actual

Escandallo actual para pequeñas profundidades.

Más información

- FONDEVILA SILVA, P. ¿Cómo medían la profundidad del mar los antiguos navegantes?. Blog Cátedra de Historia Naval, 2014.

- Nautica Jonkepa

- PELLEGRINO, Leonardo. Lo Scandaglio “a Sagola” nell’Antichità. Documentazione Storica e Archeologica. Universidad de Bolonia, 2007.

Nota: También se puede acceder a la fuente de las imágenes “pinchando” con el ratón en el texto.

Read Full Post »


Esta es la primera de dos entradas dedicadas a la sonda.

Autor Pedro Fondevila Silva, Capitán de Navío de la Armada española y alumno del Máster en Historia y Patrimonio Naval

La profundidad marina se medía usando un escandallo, que es uno de los primeros, y de los más sencillos, instrumentos de navegación que ideó el hombre, y que aún continúa utilizándose en su forma primitiva.

Instrumento para medir la profunidad

Instrumento para medir la profundidad

A pesar de su extrema simpleza, apenas se conocen ciertas características de uso en la Antigüedad. Sabemos que lo utilizaban para medir la profundidad, pero sin embargo no conocemos cómo era la medida de la longitud de sonda que empleaban.

La sonda y su empleo

La operación de medir la profundidad del mar se denomina sondar. La sonda estaba compuesta por el escandallo y la sondaleza. El escandallo se ideó para medir la profundidad del fondo inicialmente, aunque posteriormente se diseñó para poder determinar también la naturaleza del lecho marino.

Sonda sumergida. Fuente

Sonda sumergida. Fuente: Náutica

La sondaleza es el cordel, o cabo, en cuyo extremo se amarra el escandallo (peso), y se sumerge hasta que llegue al fondo del mar. Manteniendo a pique la sonda se mide la profundidad sobre las marcas de distancia señaladas sobre la sondaleza en forma de nudos.

En los primeros tiempos se empleaba una piedra (horadada en un extremo o acanalada exteriormente en su circunferencia) para hacer de escandallo. La sonda de este tipo recibía el nombre latino de bolis, aunque la palabra es de origen jónico.

 Bolis. Escandallo lítico de Trapani s/d. V. Fuente: Pellegrino

Bolis. Escandallo lítico de Trapani s/d. V. Fuente: Pellegrino

Cuando era de plomo se usaba el término catapirates para denominarla (“Catapirates, línea cum massa plúmbea, que maris altitudo tentatu“).

Composición de la sonda

En la época romana la sondaleza se confeccionaba en lino. Hay que tener en cuenta que la sonda debe medirse a partir de la línea de flotación del buque (“Che il ragazzo giù questo catapirates unto con lo stesso olio, un pezzetto di piombo ed una cordicella di lino”). Por este motivo la sondaleza tenía un espacio sin marcar, la zaga, equivalente a la distancia desde la borda del buque a la línea del agua.

Los nautas romanos ya empleaban la sonda con el barco en movimiento, como lo prueba el relato del viaje de San Pablo a Roma. Para esta operación era necesario dar un movimiento pendular al escandallo, y soltarlo cuando estuviese en el extremo delantero de la oscilación, de forma que el escandallo llegase al fondo en la vertical del punto donde se encontraba el hombre que sondaba.

Escandallos para volear

Lanzando la sonda

En el siglo XVIII, con el desarrollo de la cartografía, se adoptó la técnica de volear el escandallo para obtener sondas mientras se navegaba a vela. El procedimiento consistía en dar vueltas al escandallo en el aire, alrededor de la mano que tiene asida la sondaleza, para que tome vuelo y, al despedirlo, vaya más lejos en la dirección de la marcha de la embarcación, de forma que llegue al fondo antes o cuando esté en la vertical del sondador. Este método obligó a que el escandallo tuviese una forma troncocónica o troncopiramidal alargada, muy diferente de la de “campana” romana.

En la figura se ve un marinero voleando el escandallo para sondar mientras el buque sigue navegando. El marinero está sobre la mesa de guarnición de estribor del palo trinquete. En la mano izquierda sostiene las adujas de la sondaleza que largará cuando lance el escandallo.

Voleador

En la figura se ve un marinero voleando el escandallo para sondar mientras el buque sigue navegando. El marinero está sobre la mesa de guarnición de estribor del palo trinquete. En la mano izquierda sostiene las adujas (vueltas) de la sondaleza que largará cuando lance el escandallo.

Por último, el descubrimiento del efecto de las corrientes submarinas sobre la sondaleza, obligó a aumentar el peso del escandallo según crecía la profundidad a medir. En este sentido conviene decir que, desde muy antiguo, se utilizó la medida antropomórfica de la braza, la orgyia griega, equivalente a 1,776 m, también empleada por los romanos. En España se utilizó la braza de 2 varas de Castilla de 1,7618 m. En la actualidad la sonda se mide en metros.

Más información

- Nautica Jonkepa

- PELLEGRINO, Leonardo. Lo Scandaglio “a Sagola” nell’Antichità. Documentazione Storica e Archeologica. Universidad de Bolonia, 2007.

Nota: También se puede acceder a la fuente de las imágenes “pinchando” con el ratón en el texto.

Read Full Post »


Un fuego que prende con el agua, que se extiende en el mar y lo arrasa todo. Es el fuego marino, que los árabes conocieron como fuego romano y que los cruzados llamaron fuego griego. También se denominó fuego líquido y fuego artificial.

Reproducción del efecto del fuego griego

Reproducción del efecto del fuego griego

Orígenes

Aunque en época griega y romana ya se utilizaban líquidos inflamables, esta técnica apareció en la Edad Media y lo usaban los bizantinos en sus batallas navales. Su composición no ha llegado hasta nosotros, pero actualmente hay varios científicos que han hecho una aproximación a la fórmula original.

Lnazamiento del fuego marino

Recreación del lanzamiento del fuego marino

Muchos autores atribuyen su invención a Calínico, un exiliado sirio que llegó a Bizancio con la fórmula del fuego griego (algunos la vinculan a los alquimistas de la gran ciudad de Alejandría), y que los emperadores bizantinos utilizaron, especialmente en su lucha contra el Islam. De hecho, son múltiples los investigadores que afirman que fue uno de los motivos por los que este imperio pudo hacer frente durante tanto tiempo a la amenaza islámica.

Lnazallamas de fuego marino

Lanzallamas de fuego marino

El fuego marino

La nafta y el azufre parece que eran algunos de sus compuestos, pero también se baraja la posibilidad de que contuviera amoniaco, cal viva o nitratos.

Vasija para lanzar fuego griego hallada en Ramala en 2008

Vasija para lanzar fuego hallada en Ramala en 2008 (Fuente)

Lo que impactó al mundo medieval fue que se podía lanzar desde un buque a otro con una especie de “lanzallamas”, o tirando pequeñas vasijas que contenían el fuego (hoy serían granadas), y que éste prendía en la madera con la que estaban hechas las embarcaciones, pero es que, una vez provocado el incendio, el agua no sólo no lo apagaba, sino que parecía alimentarlo.

Reproducción de la escena del lanzamiento del fuego marino

Reproducción de la escena del lanzamiento del fuego marino

Era, aparte de un arma mortífera difícil de apagar, un instrumento de guerra psicológica de amplísimo alcance, que causaba terror con sólo nombrarlo. No se usó en el medio marino de manera exclusiva, también fue utilizado en tierra.

Granada bizantina del s. X recientemente subastada

Granada bizantina del s. X recientemente subastada

Adjuntamos un texto que describe el terror que infundía su uso, escrito en el s. XIII por el señor de Joinville, que participó con San Luis en la séptima cruzada. En este caso fueron los sarracenos los que lo utilizaron contra los cruzados:

    “Viendo nosotros aquel tan espantoso ingenio, no fuimos poco turbados; y mas quando los turcos comenzaron á tirar con él fuego griego en tanta cantidad, que fué cosa no menos espantosa que dañosa.

    Este fuego griego, al tiempo que le lanzaban, parecía por delante grueso como un tonel, y venia disminuyendo por detrás, haciendo una cola de mas de vara y media de largo, que parecía dragón. Al caer hacia un estruendo tan grande, que parecía caer rayo del cielo; y era tanto el resplandor que de la llama salía, que todo el exército se vela de noche tan claro como de dia. Con aquel ingenio tiráron los turcos aquella noche el fuego contra nosotros”.[Tomado de la crónica de San Luis, por Joinville, cap. xxvnr, traducción castellana de Jacques Ledel, de 1567. Fuente: CAPMANY Y DE MONPALAU, A. Qüestiones (sic) críticas sobre varios puntos de Historia económica, política y militar. Madrid: Imprenta Real, 1807].

Jean de Joinville (S. XIII), uno de los mayores cronistas de la Edad Media

Jean de Joinville (S. XIII), uno de los mayores cronistas de la Edad Media

Los ingredientes

La receta del fuego griego es posible que incluyera los siguientes componentes (fuente):

- Cal, también conocida como óxido de calcio (polvo blanco, cáustica, hinchada).

Cal

Cal

- Salitre, también conocido como nitrato de sodio, es un tipo de sal que se ha utilizado durante mucho tiempo como un ingrediente en explosivos.

- Betunes, asfaltos o alquitrán. La ciudad de Cartago fue fácilmente incendiada debido a la amplia utilización de betún en la construcción.

Fabricación de betunes procedentes del petroleo

Aplicación de betunes procedentes del petroleo

- Azufre, es un sólido de color amarillo brillante suave. Aumenta con la temperatura, debido a la formación de cadenas de polímeros. Por su carácter inflamable, el azufre también tiene aplicación en la fabricación de la pólvora y de fuegos artificiales.

Azufre molido

Azufre molido

- Resina, es un líquido viscoso producido por la mayoría de las plantas. Algunos contienen heptano, que es muy inflamable.

- Una sustancia pegajosa y oscura, obtenida a partir del residuo de la destilación de alquitrán de hulla, alquitrán de madera o derivados del petróleo, y que también se utiliza para la impermeabilización.

Más información

    Webs

- Fuego griego (en inglés).

- Geohistoria

- La química del fuego griego

- Una granada de los s. IX-X para lanzar fuego griego ha sido hallada en Ramala, en 2008.

    Libros

- HALDON, J. “Greek fire” revisited: recent and current research. En: Jeffreys, Elizabeth. Byzantine Style, Religion and Civilization. In Honour of Sir Steven Runciman. Cambridge: University Press, 2006, p. 290–325.

- PARTINGTON, J.R. A history of the Greek Fire and Gunpowder. Cambridge: Heffer, 1960.

Fácsimil de un libro en francés sobre el fuego griego

Facsímil de un libro en francés de 1845 sobre el fuego griego

Video de National Geographic sobre el fuego griego (en inglés).

Read Full Post »


Ya existían varios proyectos (Pleiades) destinados a facilitar el acceso a los textos que contienen los diversos nombres que las ciudades del Mare Nostrum han tenido durante la Antigüedad y el Medievo, pero traemos aquí la 3ª fase del proyecto Pelagios porque es una simbiosis de los anteriores. En él intervienen prestigiosas universidades e instituciones documentales europeas, norteamericanas y asiáticas. Es de libre acceso.

Acceso al blog del proyecto Pelagios

Acceso al blog del proyecto Pelagios

Brevemente

Si tuviéramos que explicar en qué consiste este proyecto, simplemente diríamos que es una avanzada herramienta web que enlaza textos antiguos y medievales con los actuales sistemas de localización geográfica, para situar y documentar las ciudades mediterráneas que en otro tiempo fueron importantes centros urbanos.

Pelagios permite buscar, tanto textualmente como accediendo a través de un mapa, las antiguas ciudades, los nombres que han tenido a lo largo de la Historia, así como los textos en los que éstas se referencian. Además, utilizando los nuevos sistemas de información geográficos (SIGs), ofrece la situación actual.

Las fuentes son griegas (Estrabón, Ptolomeo, Pausanias, Cosme, Homero), latinas (Antonino, Pomponio Mela, Plinio, Avieno), de Marco Polo, antiguos portulanos, textos islámicos (Al Khwarizmi, al-Idrisi) y documentos chinos (‘Mapa de las Huellas de Yu’, ‘Registro de reinos budistas”), entre otras, lo que enriquece y hace mucho más interesante esta iniciativa.

Búsqueda a través del mapa

Para localizar ciudades, hay que entrar en el mapa y escribir en el recuadro de búsqueda el nombre de la urbe.

Mapa desde el que se puede buscar cualquier ciudad. Pinchando en esta imagen puede acceder a la herramienta

Mapa desde el que se puede buscar cualquier ciudad. Pinchando en esta imagen puede acceder a la herramienta

Por ejemplo, para localizar Leptis Magna (se encuentra como Lepcis Magna), podemos hacerlo entrando en el mapa e incluyendo en la ventana de búsqueda el nombre, con lo cual nos dará los resultados visualmente, se situará la ciudad en su lugar, y abajo se abre un cuadro donde dice el nombre o nombres y las referencias documentales que sobre ella hay (en este caso hay más de 600).

la ciudad africana localizada en el mapa.

La ciudad africana localizada en el mapa.

Se puede acceder a cualquiera de ellas a través de los enlaces.

Búsqueda textual

También podemos encontrar una ciudad usando la búsqueda textual. Una vez que hemos incluido el nombre y nos devuelve los datos, el sistema lo que hace es que, aparte de proporcionarnos una lista con las fuentes, utiliza un SIG para que se pueda ver dónde estaba situada la urbe.

Localización a través de modernos SIGs y parte de las fuentes halladas sobre esta ciudad.

Localización a través de modernos SIGs y abajo parte de las fuentes halladas sobre esta ciudad.

Análisis

Esta aplicación es un puente extraordinario entre los textos clásicos existentes (ya sean fuentes grecolatinas, musulmanas o chinas) y los actuales sistemas de georreferenciación. Enlaza testimonios del pasado con las modernas aplicaciones de Internet, y lo hace accesible gratuitamente. Todo ello ha sido posible gracias al desarrollo y aplicación de las últimas técnicas de análisis e indización de datos (metadatos).

Para el investigador esta interesante idea presenta una limitación: obviamente todos los textos clásicos no están disponibles en Internet. Ahora bien, conforme se vayan incluyendo más fuentes, las podrá ir incorporando, enriqueciendo así su base de consulta.

Más información

- Blog del Proyecto Pelagios (en inglés).

- Descripción completa del proyecto (en inglés).

- “El Google Earth del mundo antiguo” Liga Naval Canaria (en español).

Read Full Post »


Desde hace menos de un año está disponible en Internet, gracias al esfuerzo de varias bibliotecas universitarias, una parte importante de la colosal colección de 300.000 fragmentos de manuscritos medievales, escritos en múltiples idiomas (principalmente en hebreo, árabe y arameo) y en diversos soportes antiguos (tales como papel, tela, pergamino o papiro), que abordan temas religiosos, literarios, de gramática, filosofía, medicina, astrología y astronomía.

La Genizah, en una antigua imagen

La Genizah, en una antigua imagen

Esta inmensa recopilación se encontró en El Cairo, en el almacén (denominado Genizah) de la sinagoga Ben Ezra, en Fustat (en el Viejo Cairo). Se denomina, precisamente por ello, la Genizah de El Cairo. Por motivos que desconocemos, en España apenas ha habido información al respecto, de hecho todas las fuentes utilizadas para componer esta entrada están en inglés. Sin embargo, se nombran varios lugares peninsulares y aparecen diversas familias hispanas. Textos autógrafos de relevantes filósofos que nacieron y vivieron en España, como Maimónides, han sido hallados en ella.

Un fragmento de un texto de Maimómides, firmado por su autor

Fragmento de un texto de Maimómides, firmado por su autor

Estos documentos fragmentados forman una serie continua de más de 1000 años (desde el siglo IX al XIX) con la que se puede conocer la vida de los habitantes del este del Mediterráneo, en concreto del Oriente Medio y del norte de África. Algunos expertos lo igualan a los textos del Mar Muerto.

Otro fragmento encontrado en la Geniza de El Cairo

Otro fragmento encontrado en la Genizah de El Cairo

De momento es la colección más grande y diversa de manuscritos medievales que existe en el mundo. Además de contener textos religiosos judíos y obras bíblicas posteriores, ofrece una imagen única y detallada de la vida económica y cultural de las regiones del Mediterráneo Oriental y norteafricano. La importancia de estos materiales para la reconstrucción de la historia social y económica mediterránea medieval, y especialmente para el período comprendido entre 950 y 1250, es incuestionable.

Hoja de una cartilla en la que los niños aprendían a escribir

Hoja de una cartilla en la que los niños aprendían a escribir

Según algunos estudiosos como Shelomo Dov Goitein, en estos textos aparecen citadas mas de 35.000 personas, se habla de Egipto, Palestina, Siria, Túnez, Sicilia e incluso La India, y se mencionan ciudades tan alejadas como Samarcanda y Sevilla, o Adén y Constantinopla. Además, hay información genealógica de enorme interés.

Sección de un texto astrológico

Sección de un texto astrológico

Es como un libro abierto de lo que en otro tiempo ocurrió, pero del que sólo podemos ver algunas hojas. La importancia radica no sólo en la cantidad de textos, sino en la diversidad de lenguas en las que están escritos, la continuidad en el tiempo, la multiplicidad de temas, los lugares que aparecen (desde África hasta los confines de Asia), y el número de personas que en ellos se citan.

Otro fragmento hallado

Otro fragmento hallado

Hay varias universidades que se han dedicado a comprar, restaurar y describir parte de la colección (hoy dispersa entre Europa, América y Asia). Son principalmente Cambridge, Manchester, Oxford y Princeton. En la Universidad de Tel Aviv están trabajando con sistemas automatizados que faciliten la transcripción de la información hallada. Dos instituciones docentes permiten acceder a las imágenes de los manuscritos que conservan. Ofrecen una detallada descripción de cada uno y excelentes imágenes de éstos.

Una es la Universidad de Princeton.

Univ. Princeton

La otra es la Universidad de Manchester.

Univ. Manchester

¿Cómo se formó esta colección?

En tiempos antiguos, en muchas sinagogas se formaba un pequeño almacén, o genizah, en el que se guardaban textos que ya no estaban en uso, a modo de archivo. Con el paso de los años, estos lugares crecieron y terminaron acumulando una importante cantidad de textos que, lejos del uso habitual y de otros desgastes, han pervivido. Parece que los primeros que se dieron cuenta de la importancia de esta colección fueron unos viajeros, en el siglo XVIII, pero sólo a fines del XIX empezó a ser conocida. Ésta se formó en El Cairo, en la parte vieja de la ciudad, pero hay otras muchas, que poco a poco se van descubriendo, como la de Afganistán o la de Perugia.

Más información

- Blog de la colección de la Genizah egipcia, de la Universidad de Manchester.
- Kahle, Paul E. El Cairo Geniza (2 ª ed.). Blackwell, 1959.

Read Full Post »


En nuestro intento de que la Historia Naval y Marítima se vea desde una perspectiva amplia, seguimos dedicando textos a algunas de las ciudades del Mediterráneo africano. Fueron urbes que en otros tiempos jugaron un papel muy importante en el Mare Nostrum, y que primero los fenicios y luego los romanos integraron en su imperio, llevaron su cultura, construyeron templos y trasladaron a aquellos habitantes la esencia de su civilización.

LEPTIS MAGNA_001

Leptis Magna fue una magnífica ciudad fundada por los fenicios en el siglo XI a. de C., habitada por cartagineses y posteriormente engrandecida en la época romana por uno de sus hijos, Septimio Severo, el primer oficial que llegó a emperador. Se convirtió en una de las urbes líderes del África romana y en un centro comercial importante. La llamaban la Roma africana por sus construcciones, su desarrollo y el poder que alcanzó en la ribera sur del Mediterráneo. Rivalizó en su época con la imponente ciudad de Alejandría.

Basílica de los Severos

Basílica de los Severos

Esta ciudad estaba ubicada en la actual Libia, cerca de la capital, Trípoli. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad en el año 1982. La UNESCO la describe de esta forma: “la ciudad de Leptis Magna fue una de las más bellas del Imperio Romano, con sus grandes monumentos públicos, su puerto artificial, su mercado, sus almacenes, sus talleres y sus barrios de viviendas”. La mejor forma de poder valorar su patrimonio es contemplar lo que queda de sus edificios, que tras miles de años siguen reflejando el poder, la belleza y magnificencia que el imperio romano otorgaba a sus ciudades principales.

Reconstrucción de lo que fue la ciudad de Leptis Magna

Reconstrucción de lo que fue la ciudad de Leptis Magna

En los inicios del siglo XXI un grupo de arqueólogos descubrió unos mosaicos de la época romana, con un estilo muy similar a los que se encuentran en el Museo del Bardo (Túnez).

Uno de los mosaicos de Leptis Magna

Uno de los mosaicos de Leptis Magna

En el siglo V la ciudad cayó bajo el poder de los vándalos y unos años después (523 d.C.) un grupo de bereberes la saqueó, causando daños irreparables, tanto a la población como a sus monumentos.

Imágenes para admirar de esta antigua ciudad romana

Arco de Septimio Severo

Arco de Septimio Severo

Baños de Adriano

Baños de Adriano

Teatro romano de Leptis Magna

Teatro romano de Leptis Magna, con el Mar Mediterráneo al fondo

Fuente de las imágenes

Más imágenes

Artículo sobre la arquitectura romana bajo Septimio Severo y su hijo Caracalla

Read Full Post »


Los órganos de mar son una magnífica forma de utilizar la energía del océano para hacer música.

Hydraulis_001

Antecedentes de esta tecnología musical

Tiene su origen en los órganos de agua ya utilizados en la Antigüedad Clásica. Parece que sus inventores fueron Ctesibius y Herón de Alejandría, que ya en el siglo III a.C. crearon este bello instrumento sonoro (cómo sonaba).

El órgano tal y como lo describieron sus inventores

El órgano de agua tal y como lo describieron sus inventores

El primer órgano de agua que ha llegado hasta nuestro días data del siglo I A. C., y se halla en Dión (Grecia).

Los actuales

Actualmente hay varios órganos marinos funcionando en ciudades costeras gracias a la fuerza de las olas: son el de San Francisco (Estados Unidos), el de Blackpool (Gran Bretaña) y el de Zadar (Croacia), el más grande que existe.

Más información

    En San Francisco (Estados Unidos)

Este peculiar instrumento fue desarrollado por Peter Richards e instalado, en un muelle de la Bahía de San Francisco, con la colaboración del maestro escultor de piedra y albañil Jorge González, en la década de los 80.

Órgano San Francisco

Órgano de mar en San Francisco

Esta composición acústica surge de un embarcadero construido a partir de los materiales reciclados de un antiguo cementerio demolido (el Gold Rush), que proporcionó al conjunto un efecto plástico sorprendente debido a la mezcla del mármol con una gran variedad de granito tallado.

El mecanismo de este instrumento acuático dispone de 25 tubos de PVC y hormigón situados a diferentes alturas, lo que permite el ascenso y caída de las mareas. El sonido se produce como resultado del impacto de las olas en un extremo del tubo y del movimiento del agua en el interior de éste. El sonido es sutil, de baja intensidad.

La estructura también tiene plataformas de piedra y bancos para poder sentarse cerca de la boca de las tuberías y escuchar.

    En Blackpool (Gran Bretaña)

Esta localidad, que se encuentra en el noroeste de Inglaterra en la costa Fylde del condado de Lancashire, tienen un balneario muy conocido.

El órgano marino británico tiene 15 metros de altura y fue construido en 2002. La obra, que se describe como una “manifestación musical del mar”, está presidida por una escultura diseñada por Liam Curtin y John Gooding, y está construida en hormigón, acero, zinc y lámina de cobre.

Órgano de Blackpool

Órgano marino de Blackpool

El instrumento suena cuando llega la marea alta, que penetra a través de ocho tubos conectados a la pared costera.

    En Zadar, en Croacia

A orillas del Adriático, en el mar Mediterráneo, se encuentra el mayor órgano marino del mundo, el de la localidad croata de Zadar. Se localiza en la costa, en las escalinatas que llevan al agua. Y suena precisamente gracias al vaivén de las olas.

Órgano de Zadar (Croacia)

Órgano marino de Zadar (Croacia)

Se construyó con piedra blanca, en la que fueron talladas válvulas por las que entra y sale el agua, cuyo movimiento empuja el aire que es expulsado por 35 tubos desplegados a lo largo de la costa. El sonido depende de la velocidad y empuje de las olas, siendo distinto en función de la fuerza del mar. Las armonías que surgen de tan curioso instrumento son muy variadas, lo que forma parte de su encanto. Creado por el arquitecto Nikola Basic en el año 2005, se ha convertido en uno de los principales atractivos turísticos de la zona. Su arquitecto ha recibido uno de los galardones europeos ideados para premiar la creatividad en la construcción de los espacios públicos urbanos.

Read Full Post »

Older Posts »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 193 seguidores